7 Errores al intentar bajar de peso que no sabes que estás cometiendo

5 Errores Al Intentar Bajar De Peso Que No Sabes Que Estás Cometiendo

7 Errores al intentar bajar de peso que no sabes que estás cometiendo

Posiblemente lleves semanas, meses o incluso años intentando adelgazar y tienes la sensación de que no ha cambiado nada. Llegados a cierto punto es normal sentir frustración, pero antes de tirar la toalla deberías comprobar si estás cometiendo alguno de estos errores sin ni siquiera saberlo.

Comer alimentos sin gluten

Si no tienes la enfermedad celíaca, eliminar el gluten que se encuentra en el pan, las galletas o los carbohidratos como la pasta, no es la mejor manera de perder peso. Aunque mantener una dieta libre de gluten puede ayudar a perder algunos kilos al principio, no es una opción para mantener a largo plazo.

Eliminar el gluten puede ponerte en riesgo de sufrir deficiencias nutricionales como vitamina C, fibra o ácidos grasos omega 3. En lugar de cortar con el gluten incluye alimentos integrales en tu alimentación y reduce los carbohidratos refinados como el pan blanco o la pasta banca.

Eliminar el alcohol

Igual que sucede con el gluten, eliminar completamente el alcohol por el hecho de querer perder peso es un error. Cuando te autoimpones prohibiciones en tu dieta, lo más habitual es que te sientas privado, y cuando quieras ser un poco indulgente y tomarte un solo vaso de vino es más probable que vuelvas a recaer en los hábitos de siempre.

Por supuesto que el alcohol está lleno de calorías, pero no se puede negar que para muchas personas forma parte de un hábito social. Por lo tanto si sueles beber alcohol y estás siguiendo una dieta baja en calorías debes dejar un espacio suficiente para uno dos vasos de vino a la semana.

Prohibirte totalmente la bebida es especialmente malo si deseas reintroducirla en tu dieta una vez que hayas alcanzado tu meta de perder peso. Eso es porque mentalmente estás creando hábitos temporales en lugar de hacer cambios en tu estilo de vida.

Concentrarse demasiado en cardio

Si estás intentando deshacerte de algunos quilos de más, empieza a pensar en bajarte de la bicicleta estática de vez en cuando. Centrarse únicamente en cardio para quemar grasa es un gran error que muchos de nosotros cometemos. El ejercicio cardiovascular aumenta la velocidad a la que quemamos grasa, pero solo durante el entrenamiento. La manera ideal de ejercitarse en el gimnasio es combinar los ejercicios de resistencia con los ejercicios de levantamiento de pesas para construir masa muscular. De esta manera el metabolismo se acelera y contribuye a quemar más grasa durante todo el día.

A medida que envejecemos, perdemos más masa muscular ralentizando el metabolismo. Cuanto más tiempo mantengas la masa muscular, menos probabilidades tendrás de aumentar de peso. Aunque el cardio es una parte importante de cualquier buen plan de entrenamiento, es recomendable dedicar tiempo a entrenamientos de tipo anaeróbico como el levantamiento de pesas, la natación o incluso el yoga.

Comer alimentos bajos en grasa o en azúcar

Cambiar a productos bajos en grasa o bajos en azúcar tiene sentido, pero la investigación médica señala que comer estos tipos de productos puede acabar en un aumento de calorías. Esto se debe a que este tipo de alimentos carecen de la fibra y proteínas que mantienen a tu cuerpo saciado durante más tiempo.

Aunque es fácil caer en los reclamos de “bajo contenido en grasa”, comer porciones más pequeñas de comida real puede ser más satisfactorio y productivo. El hecho de comer alimentos que te gusten (en menor cantidad) activa tu cerebro y te hace sentir más satisfecho durante más tiempo.

Cambiar comidas por bebidas

Muchos de los zumos o batidos que se utilizan frecuentemente como alimento, suelen carecer de proteínas y fibras. Estos nutrientes son claves para ayudarte a estabilizar el hambre y mantenerte en un peso saludable. Cada vez que reemplazas una comida por cualquier tipo de bebida como estrategia para perder peso, es probable que acabes fracasando. Beber un zumo en lugar de comer, te hará sentir hambre.

Aunque veas que bajas de peso después de sustituir alguna comida por un zumo, es probable que estés perdiendo masa muscular. Eso significa que acabarás recuperando el peso habitual en unas semanas.