Los beneficios del carbón activado para el gas intestinal

 

Los beneficios del carbón activado para el gas intestinal

Los problemas relacionados con la hinchazón de vientre y los gases intestinales, pueden ser dolorosos y embarazosos, pero el carbón activado es un remedio simple y eficaz. Así es cómo puedes utilizarlo para reducir en gran medida los problemas con los gases estomacales y eliminar las toxinas de tu aparato digestivo.

¿Qué es el carbón activado?

El carbón activado es un tipo especial de carbón, hecho generalmente con cáscaras de nuez o coco, que se han oxidado a temperaturas extremadamente altas para cambiar su estructura a un estado altamente poroso. Millones de poros diminutos en el carbón activado absorben gases y toxinas en los intestino para eliminarlos.

La mayoría de sustancias tóxicas en el aparato gastrointestinal, como los productos químicos en los alimentos procesados, llevan una carga positiva. Uno de los principales beneficios del carbón activado es que tiene una fuerte carga negativa que literalmente contrarrestan estos productos químicos y restos de metales pesado. Incluso se ha demostrado que absorbe el sulfuro de hidrógeno.

Es importante destacar que el carbón activado no se metaboliza en tu cuerpo de ninguna manera. Pasa a través de tu aparato digestivo como un millón de aspiradoras de tamaño microscópico aspirando todas las toxinas que se encuentra en el camino. Sin embargo, puesto que funciona tan bien como remedio, solo es necesario tomarlo en momentos puntuales y de ciertas maneras.

Cómo utilizar el carbón activado

Siempre debes tomar el carbón activado con el estómago vacío y con un vaso de agua. Es importante mantenerlo al margen de comidas, suplementos y medicamentos.

Es recomendable tomar carbón activado al menos una hora antes o dos horas después de comer. También es importante evitarlo cuando se tome medicación importante, ya que puede interferir en el proceso con su poder de absorción. Si estás tomando cualquier tipo de medicación importante o te estás tratando de alguna enfermedad gastrointestinal, consulta antes con tu médico.

La primera hora de la mañana, puede ser un buen momento para tomar cápsulas de carbón y hacer una limpieza general, siempre que puedas hacerlo una hora antes de desayunar. Incluso puede ser más beneficioso si se combina con otro gran digestivo: el agua de limón.

Otros posibles momentos para tomar carbón activado puede ser a media mañana, por lo menos una hora antes de almuerzo, a media tarde o antes de acostarte, siempre que hayan pasado al menos dos horas desde tu última comida. Si te mantienes dentro de estas directrices, puede ser particularmente beneficioso tomar carbón activado antes de una mariscada o comer alimentos que contengan carnes no orgánicas que a menudo están adulteradas con antibióticos y hormonas.

Cómo dosificar el carbón activado

La dosis recomendada para reducir el gas intestinal y la hinchazón de vientre es entre 500 mg y 1000 mg junto con un vaso grande de agua. Lo ideal es tomarse otro vaso de agua posteriormente para asegurarse de que llegue a los intestinos donde debe empezar a realizar su función.

Las cápsulas son la manera más fácil de dosificar el carbón. Revisa el recipiente para consultar cuanto contiene cada cápsula. Sin embargo tardan más en disolverse que no es lo ideal. La forma más efectiva de tomar carbón activado es probablemente en polvo.

Observaciones y precauciones

Ten en cuenta que tomar grandes dosis de carbón activado puede hacer que las heces tengan un aspecto grisáceo o incluso negro. Esto es normal o sea que no te alarmes. También te dará una idea de cuanto tarda en pasar por tu sistema la primera vez que lo uses.

En algunos casos, puede empeorar el estreñimiento. Esto se puede evitar siguiendo las directrices mencionadas anteriormente y acompañando la dosis de mucha agua. Como precaución, es mejor no tomarlo hasta que hayas solucionado cualquier problema de estreñimiento. Comer alimentos altos en fibra puede ayudarte a que todo circule de nuevo.

Tampoco se recomienda tomar carbón activado a mujeres embarazadas o personas con enfermedades renales, hepáticas o gastrointestinales. Una vez más, consulta con tu médico si estás tomando medicamentos.

Es mejor tomar el carbón activado ocasionalmente en lugar de hacerlo de manera regular, pero puede ser útil tenerlo a mano cada vez que el sistema digestivo te esté dando la lata con la última comida.

Conclusión

Las cápsulas de carbón activado tomadas junto con uno o dos vasos de agua, proporciona una manera simple y eficaz de reducir en gran medida la hinchazón de vientre y el exceso de gases intestinales.