aceite-coco-bajar-peso

Como Utilizar el Aceite de Coco para Bajar de Peso

aceite-coco-bajar-peso

La manera más fácil y rápida de bajar de peso es controlar las porciones de comida y hacer ejercicio. No hay debate sobre eso. Sin embargo, si hay algo que puede ayudar a que el proceso de perder peso sea más fácil, es el aceite de coco.

Hay un montón de información sobre el aceite de coco y cómo contribuye a la salud en general, pero hay que separar algunos mitos de las verdades.

¿Por qué usar aceite de coco para perder peso?

Acelera tu metabolismo

El aceite de coco se describe como un alimento termogénico, es decir que cuando lo consumes tu gasto de energía aumenta quemando más grasa. No obstante el efecto no es enorme. Un estudió reveló que consumir una o dos cucharadas de aceite de coco al día puede quemar 120 calorías adicionales.

Te ayuda a comer menos

Reducir la ingesta de alimentos es una de las formas más fiables de bajar de peso. Esto puede ser complicado si durante una dieta te quedas con hambre, pero el aceite de coco puede ayudar en este sentido. Los estudios concluyen que consumir una pequeña cantidad de aceite de coco te hace sentir lleno, por lo que te inclinas a comer menos comida y a evitar meriendas y tentempiés.

El efecto es bastante complejo y puede estar relacionado con cuerpos cetónicos producidos por el hígado al comer aceite de coco. Los cuerpos cetónicos se encargan de frenar el apetito y los antojos. Un estudio en el que los participantes tomaron aceite de coco reveló que al día siguiente consumieron 250 calorías menos de lo que suelen comer.

Tu cuerpo no lo almacena como grasa

El aceite de coco tiene una gran de ácidos grasos de cadena media, en lugar de las variedades de cadena más larga que se encuentran en otros aceites. Esto significa que se convierte en energía más rápidamente en lugar de almacenarse como grasa en el cuerpo.

En un estudio se alimentó a ratones con ácidos de cadena larga o cadena media. Los roedores que consumieron aceites de cadena media, experimentaron un 20% menos de aumento de peso y  un 20% menos de ganancia de grasa corporal que las otras ratas.

Reduce la acumulación de grasa peligrosa

La grasa abdominal es uno de los signos más peligrosos de riesgo cardíaco. Para las personas que tienen la mala suerte de acumular más grasa en esta zona del cuerpo, el aceite de coco podría ser una buena opción para añadir a la dieta diaria.

Un estudio comparó a los pacientes que suplementaron sus comidas con aceite de coco o aceite de soja durante 12 semanas. El resultado fue más favorable para las personas que consumieron aceite de coco. Las mujeres de este grupo experimentaron una reducción de cintura mientras que las mujeres que tomaron aceite de soja no.

Mantiene controlados los niveles de azúcar en sangre

La substancia en nuestro cuerpo que controla el azúcar en la sangre es la insulina. Cuando tratamos de perder peso, nos interesa que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan relativamente estables. Si los niveles están constantemente subiendo y bajando, puede conducir a bajones de energía y síntomas desagradables.

La mayoría de los alimentos que consumimos, desencadenan la liberación de insulina. Sin embargo esto no sucede con el aceite de coco. También ayuda a las células a unirse con la insulina existente, lo que lleva a un proceso global más eficiente.

Cómo utilizar el aceite de coco para bajar de peso

Dependiendo del clima en el que vivas, el aceite de coco puede ser sólido o líquido. Si es sólido, necesitarás calentarlo dejándolo reposar en agua caliente antes de consumirlo. En general, debes tratar de consumir alrededor de una cucharada de aceite por día. El mejor momento es 20 minutos antes de la comida para frenar el apetito. Hay varias maneras de tomarlo.

Hay a quien le gusta agregar una cucharada de aceite de coco en una jarra de café caliente para ponerlo en la licuadora hasta que el color se aclara. Esto significa que el aceite se ha mezclado en toda la bebida. Después puedes agregar azúcar o stevia para endulzar la bebida, pero no es obligatorio.

Otra opción es seguir exactamente los mismos pasos con agua caliente o té de hiervas. Si no te gustan la bebidas calientes puedes mezclarlo con batidos. También puedes reemplazar el aceite de cocina que usas habitualmente por aceite de coco, tanto para hornear, freír o asar.

¿Qué tipo de aceite de coco es el mejor?

No todos los aceites de coco están hechos igual. Si vas a consumirlo habitualmente debes asegurarte de conseguir una variedad de alta calidad y de una fuente de confianza. El aceite de coco virgen es lo más aconsejable. Está hecho naturalmente a diferencia de la variedad de aceite de coco refinado que está químicamente procesado.

Precauciones

No hay que olvidar que en definitiva el aceite de coco es una grasa y por lo tanto contiene calorías. No es una cuestión de que cuanta más cantidad tomes, mejor serán los resultados. De hecho, consumirlo en exceso te hará aumentar de peso con toda probabilidad. Además, si calculas el número de calorías diarias, debes sumar las del aceite de coco para asegurarte de que no te alejes de la meta establecida.

Los profesionales recomiendan limitar el consumo de grasas saturadas a menos de 13 gramos al día. Esto equivale aproximadamente a una cucharada de aceite de coco. Un consumo excesivo puede tener efectos negativos sobre la salud cardíaca. Si tu dieta contiene otras fuentes de grasa saturada, tendrás que reducirlas antes de añadir aceite de coco.

Conclusión

El consumo de aceite de coco puede tener efectos impresionantes sobre la pérdida de peso. Sin embargo no hay que ignorar el contenido de grasa saturada y los efectos negativos para la salud del corazón. Si necesitas un impulso en tu dieta durante algunas semanas y equilibrar la ingesta de alimentos, puede ser una gran solución. Sin embargo conviene reducir la ingesta una vez que hayas alcanzado tu objetivo.